Hola…Somos Buokids

 

Una pequeña gran familia formada por una madre y un padre diseñadores, tres hijos y un grupo de colaboradores. ¿Cómo empezamos? Pues haciendo pantallas de papel para tapar el cable de plástico y la bombilla que colgaban del techo en la habitación de nuestros hijos hace unos 8 años. A un amigo, le gustó para el cuarto de su hijo, y así, vendimos nuestra primera lámpara. Poco a poco fuimos tapando bombillas hasta que se nos ocurrió la idea de crear Buokids. Desde entonces hemos creado unas cuántas lámparas para nuestro catálogo.

Todas ellas han pasado por la habitación de nuestros hijos y por la de otros niños, que son nuestros clientes más exigentes. ¿Hay alguien más práctico y más creativo que un niño?. Sus comentarios: “Esta lámpara no me deja leer” “ ¿Podemos dejar que las nubes entren? ” “Papá, ¿sabes que los Koalas duermen un montón?”. Y así han ido haciendo que rectifiquemos muchas de nuestras ideas, aportando un punto mágico, sencillo y funcional a todos nuestros diseños. Además, han mejorado nuestra conciencia medioambiental. “¿Por qué metes la lámpara en una bolsa de plástico?” “¿no sabes que hay una isla de plástico del tamaño de Australia flotando en el mar?” Dicho y hecho… Nos pasamos al papel reciclado.

Desde entonces además de nuestros hijos, nos acompañan Javier, amigo y diseñador de algunos de nuestros modelos. Rosa, una costurera muy habilidosa que pone el alma en cada pantalla que cose a mano y Jorge que intenta poner orden en el cerebro caótico de un par de diseñadores. Ah! y nuestros proveedores cercanos: artesanos, torneros, tejedores que nos cuidan y nos hacen la vida más fácil. Por eso nuestras producciones son cortas y a escala local y así controlar la calidad y mimar los acabados. Esta manera de fabricar mucho más sostenible, no nos ha impedido que nuestras lámparas se vendan en por toda Europa y lleguen a sitios tan lejanos como Australia o Korea.